Intento de fuga en San Cayetano y apuñalan a penitenciarios en la Unidad Penal 1

alt

En la Unidad Penal N° 6 un peligroso delincuente cortó la malla del techo y quiso fugarse. Por otra parte en la cárcel de condenados, internos apuñalaron a dos agentes del Servicio Penitenciario.

Dos graves hechos sucedieron en las ultimas horas en sendas cárceles de la ciudad de Corrientes.
En el caso de la Unidad Penal N° 6 de San Cayetano evitaron que un sujeto se diera a la fuga y en el centro de reclusión de condenados, ubicada en la bajante del puente “General Belgrano”, apuñalaron a dos efectivos que terminaron hospitalizados.
En el primer episodio pudo saberse que un interno que hace un tiempo se había fugado de la Gendarmería, trató de escaparse de su celda en el predio de San Cayetano.
El mismo había logrado cortar incluso la malla colocada en el techo y fue sorprendido por la guardia carcelaria, cuando esperaba el momento que consideraba oportuno para saltar a la calle.
En otro orden de cosas, en la Unidad Penal N° 1 de condenados, un grupo de internos simulaba una pelea y cuando los efectivos buscaron intervenir, fueron recibidos a puñaladas. Dos de los uniformados terminaron lesionados.
Una fuente confiable reveló que el revuelo se produjo en el Pabellón 10 que es el espacio denominado de castigo.
En las últimas horas habían trasladado allí a dos internos quienes se mostraban hostiles al punto que iniciaron una revuelta. Posteriormente simularon una pelea que a simple vista parecía que acabaría con una tragedia, admitió una fuente oficial.
Cuando los agentes del servicio penitenciario vieron ese cuadro de situación recibieron la orden de intervenir, pero ni bien abrieron la puerta, los recibieron a los puntazos.
Uno de los uniformados de apellido Brizuela recibió una puñalada con una faca a la altura del tórax del lado del corazón. Por fortuna no dañó ningún órgano vital, le diagnosticaron en el hospital donde fue llevado de urgencia.
Otro penitenciario identificado como Juan Ibarra, acusó un puntazo por la espalda cerca de la cadera.
Ambos se hallan fuera de peligro, sin embargo los ataques fueron certeros y por centímetros no dañaron órganos vitales.