Miércoles, 18 de Julio de 2018, Hora: 21:24
   
TEXTO

Tapa Diario

http://picasion.com/

Figura de la comparsa Arandú Belleza: Cristian Sabatini celebra el presente y evoca a su padre

alt

Es un personaje de agua, invade en su traje el celeste y hasta en los ojos lleva pintado el color del cielo. Sonríe sin estridencia. Cristian Sabatini es de Goya, hace 25 años que está en el Carnaval, primero de su ciudad y desde hace tres años en Arandú Beleza.

“Este es mi primer año como coreógrafo de Arandú. Vivo todo aquí de una manera muy especial, con mucha pasión y mucho sentimiento. Este año me toca vivir un carnaval distinto porque de ser comparcero pasé a ser coreógrafo”, revela.
“Ser coreógrafo fue y es un desafío muy grande que empezó en diciembre, ya que por primera vez me toca coreografiar el carnaval correntino. Para mí este es un escenario muy importante, el más importante en mi vida. Soy un admirador del carnaval correntino, participo desde hace 25 años primero en Goya y después en Corrientes. Voy siguiendo el legado de mi maestro Carlos Silva, quien fue uno de los primeros bailarines de Copacabana. Mi maestro en el diseño y un guia en la coreografía, estoy repitiendo después de generaciones la posibilidad de que un goyano esté trabajando en el carnaval de Corrientes”, cuenta.
En medio del bullicio y del tránsito constante de gente que va y viene, Cristian reflexiona: “Creo que uno está donde debe estar a la hora indicada, es lo que te toca en la vida. Si estas acá es porque la vida te prepara para esto. Ella te va dando empujoncitos para que puedas animarte a ir para adelante. Podría haber dicho que no a la dirección coreográfica, pero sin embargo me tocó decir que sí. Para mí este es uno de los carnavales más importantes del mundo. El carnaval tiene show, tiene fantasía, tiene lujo y tantos sentimientos en las venas que lo hace muy especial”, destaca.
“El tiempo me fue ubicando donde debía estar y yo estaba listo y dije que sí. Tal vez inconscientemente lo busqué aunque yo prefiero decir que lo desee, que lo soñé y que hoy lo puedo vivir. Lo que más me gusta es el vértigo de no saber qué viene después”, destaca.

alt

Un carnaval por Raúl
En medio de estos días de Carnaval, Cristian Sabatini despidió a su padre. Una noche faltando una hora para salir recibió la trágica noticia. Decidió parar y viajar a Goya. “Me tomé ese día. Fui a despedirlo. Luego volví a cumplir con el legado que a él le hubiera gustado que siga. Volví a Corrientes para seguir bailando en su nombre y así sigo llevando el carnaval que tanto me gusta hacer en la vida”.
“Cuando comencé a venir a Corrientes mis padres dejaron de acompañarme porque si bien son personas mayores, la distancia es grande, estamos a 230 kilómetros de Goya. Ellos entendían que podían verme por la tele o por donde fuera”, cuenta y sus palabras comienzan a arrastrarse. “Te voy a contar algo”, plantea y sus ojos se tornan vidriosos. “Cuando yo tenía 14 años decidí formar parte del carnaval. Mi papá para poder cubrir ese gasto de participación y llevarme a los corsos todos los días no se sentaba en una silla en la platea ni ocupaba una mesa especial. Mi papá salía todas las noches de carnaval a vender nieve”, dice y se quiebra. La emotividad del hecho, ahora nos quiebra y hacemos silencio.
“Después de 25 años de aquel hecho me hicieron llegar a donde estoy en el presente. El se merecía que ese día de su partida yo pare. Durante 25 años no paré un solo día de carnaval. Gracias a que él me contuvo en ese comienzo tan difícil y trabajó para que yo esté acá ahora se merecía un homenaje. Sigo en el carnaval porque a él le hubiera gustado que siga. Su nombre era Raúl Enrique Sabatini”, concluye y suelta su emoción contenida en el decir de las palabras.

Fuente: diario El Litoral

FM NORTE 104.1



Banner

http://picasion.com/

Banner

http://picasion.com/