Domingo, 19 de Agosto de 2018, Hora: 18:48
   
TEXTO

Tapa Diario

http://picasion.com/

Goya y Esquina esperan volver a conectarse a través del Bailey que estaría terminado la semana que viene

alt

Lo confirmó el intendente Humberto Bianchi de la localidad de Esquina. La localidad del sur provincial estuvo aislada desde los primeros días de julio, por el derrumbe del paso sobre el arroyo Guazú. Vialidad Nacional trabaja en el lugar. Las obras sufrieron retrasos debido a las lluvias en ese sector del territorio provincial. El paso provisorio entre las ciudades de Esquina y Goya sobre el arroyo Guazú podría estar finalizado la semana próxima según explicó ayer el intendente la localidad sureña, Humberto Pipo Bianchi. Para el jefe comunal esquinense, el martes 12 de diciembre podría habilitarse el paso a partir de la finalización de los puentes Bailey que se levantan al costado de la estructura de hormigón caída el 8 de julio pasado, y de esta manera restablecer así la conexión vial entre las dos localidades después de 5 meses.
Esta situación generó serios inconvenientes a los habitantes de la localidad en la que se celebra la pesca nacional del pacú, ya que impide la relación comerciales con las ciudades cercanas, como así también con el hospital zonal de Goya, donde se tratan cuadros complejos de salud.
Las obras sufrieron retrasos debido a las contingencias climáticas, como las fuertes precipitaciones del sábado en Esquina. No obstante, aclaró que están dentro de los plazos estipulados por el organismo nacional.
El viernes, llegaron nuevamente los técnicos desde Colón, Entre Ríos, que son los encargados de continuar con el armado y la colocación del último puente Bailey, informó uno de los medios de prensa de la ciudad.
El tramo de Bailey que falta levantar es de 36,30 metros. Después se hará la  colocación del piso de las tres estructuras, una vez armadas y puestas sobre los pilotes, y las rampas de acceso e iluminación del lugar.
Son cuatro los pilotes levantados en el arroyo Guazú para sostener los puentes. Hay dos cabezales de apoyo en la tierra, uno del lado de Esquina, que es donde se instala el primer Bailey, y el otro del lado de Goya, donde hay un pedraplén y dos puntos de apoyo dentro del arroyo. Cada puente tiene de 36,30 metros de longitud.
Según trascendió, esta semana estarían iniciando las obras de canalización del arroyo Guazú y del río Corriente, un paso previo para el inicio de la construcción del puente definitivo sobre el arroyo. Estos trabajos permitirán disminuir el cauce fluvial, para facilitar las obras en la zona.
Los primeros días de noviembre se licitaron las obras para el puente definitivo y se presentaron dos empresas, pero hasta el momento se desconoce a la que ejecutará los trabajos. Allí se dijo que las obras se iniciarían en febrero de 2018.
El derrumbe del puente sobre el arroyo Guazú fue una de las chicanas que uso la oposición durante la campaña electoral, responsabilizando al Gobierno provincial de la caída, cuando el mantenimiento del viaducto corre por cuenta de Vialidad Nacional, que durante los 12 años que gobernó el kirchnerismo nunca hizo los controles correspondientes para constatar si necesitaban mantenimiento. Obviamente, los dirigentes locales del peronismo kirchnerista, omitieron esa parte de la historia para responsabilizar primeramente a la policía local y más tarde a la Gerencia Regional de Vialidad Nacional, con miras a golpear al oficialismo.

FM NORTE 104.1



Banner

http://picasion.com/

Banner

http://picasion.com/